Reactivarán obras públicas pero bajo estricto protocolo

Luego de anunciar que su gobierno no está “descuidando el futuro de los argentinos”, en alusión a la falsa dicotomía entre preservar la salud y la economía de la población, el presidente Alberto Fernández recibió a la cúpula de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) y de la UOCRA a fin de avanzar en la reactivación de la obra pública, en breve se retomarían los proyectos sobre las rutas 7 y 34 y en plantas potabilizadoras, aunque siguen las dudas sobre el regreso de las obras privadas.

Al mediodía, Fernández había encabezado la presentación de un nuevo contingente de personal de Gendarmería, en La Matanza, que realizará tareas de control en ese partido para garantizar el cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio cuando advirtió que “la economía pasó muchos malos momentos y nos recuperamos, pero no vamos a recuperar nuestra dignidad si dejamos caer en la enfermedad y en la muerte a nuestros compatriotas. Que nadie piense que por cuidar la salud de los argentinos estamos descuidando el futuro de los argentinos. Nosotros mostramos el honor el compromiso y la solidaridad”.

Del encuentro de anoche en la residencia de Olivos, acompañaron al jefe de estado Santiago Cafiero, el ministro de Obras Pùblicas, Gabriel Katopodis, el presidente de la CAC, Iván Szcech y el titular del gremio, Gerardo Martínez, el secretario de Obras Pùblicas, Martin Sill y la ministra de Vivienda, Maria Eugenia Bielsa.

“Nadie más que nosotros quiere que se reactive la obra pública, pero necesitamos que se ponga en marcha, dé trabajo y motorice la economía cuidando a los que trabajan. Nuestro problema es la pandemia”, remarcó el presidente al tiempo que mencionó que “queremos hacer más obras pero primero preservar la salud de la gente. Sin riesgo y sin que se infecten los trabajadores. Vamos a avanzar con los protocolos provinciales y en las prioridades de las obras”.

Al encuentro en Olivos los empresarios y el gremio llevaron un protocolo sanitario para que se autoricen distintas proyectos públicos y con la intención que se retomen las obras privadas. Ambas partes quieren que vuelvan los albañiles a los proyectos inmobiliarios, que sean espaciosos para que los obreros no deban trabajar amontonados. La paralización de los emprendimientos privados genera pérdidas económicas en distintas firmas y suspensiones de miles de trabajadores en todo el país.

Dejá una respuesta