El presidente de la Comisión de Salud asegura que el proyecto de donación de plasma “va a salir”

El presidente de la Comisión de Salud del Senado, el radical jujeño Mario Fiad, consideró hoy que el proyecto de ley sobre donación voluntaria de plasma “va a salir”, en referencia al trámite parlamentario que ya cuenta con media sanción de Diputados y que se completará con su tratamiento en la Cámara alta.

En una entrevista concedida a Télam, el legislador, quien fue ministro de Salud del primer gobierno del jujeño Gerardo Morales, adelantó que en la semana próxima se convocará a la Comisión para dictaminar el proyecto sobre donación de plasma, aunque reveló que el sistema de videoconferencias que permite el trabajo parlamentario “hace que avancemos muy lentamente”.

-Télam: ¿El proyecto sobre donación voluntaria de plasma sale la semana que viene?
-Mario Fiad: Tenemos en estudio la sanción de Diputados. Esto va a salir, no hay dudas. La idea es hacer una reunión de comisión esta semana y que podamos tratarlo. El lunes lo verían los asesores y el martes, si tenemos la posibilidad de la reunión, podría estar este tema, junto con Receta Electrónica, porque vamos a insistir, y Telemedicina.

-T: ¿Cree que la donación de plasma es el camino para lograr la cura del coronavirus?
-MF: Está en fase experimental. No es algo que esté científicamente comprobado. Sí se están haciendo estudios en varios lugares del país con el plasma de pacientes recuperados. Esas novedades espero que en el tiempo tengan su confirmación. Pero las necesidades, la falta de una medicación específica, lo lejos que aún está la vacuna hace que sin dudas estemos experimentando con algún tipo de acción.

-T: ¿Cómo observa la situación epidemiológica de la Argentina a más de cien días de iniciada la cuarentena?
-MF: Se ha producido un amesetamiento de la situación en algunos lugares del país. En otros, tuvieron que retroceder a Fase 1 por algunos casos nuevos. Pero la situación compleja está justamente en el AMBA y la provincia de Chaco, que sorprendió cómo evolucionaron los casos allí. En Buenos Aires había que tomar algunas medidas porque se estaba incrementando rápidamente la cantidad de infectados. Si bien estas medidas son correctas creo que son extremas y vuelven a poner en debate lo que desde un principio estuvo: si es la salud o la economía. Creo que no se trata de opciones. Siempre la vida está adelante, pero debería ser salud y economía porque se están provocando muchos daños con el aumento de la pobreza.

-T: ¿Cómo está trabajando la Comisión de Salud en el Senado?
-MF: Venimos pidiendo reunión de comisión desde hace tres semanas. Se dificulta mucho el tema de lo administrativo y lo logístico. Teníamos para tratar el tema de Receta Digital que viene con sanción de Diputados. Pero parece ser que tuvo varias objeciones por parte de confederaciones de farmacias. Algunas podían subsanarse con la reglamentación y otras no. Creo que todavía no hay intención política de sacar este tema. Es algo que venía votado por unanimidad y no debería haber tenido problemas. La idea es que se legisle el tema, aunque haya un DNU que lo contenga.

-T: ¿Cuál es el futuro del proyecto de Ley de Telemedicina?
-MF: Con ese proyecto el problema es la cantidad de comisiones a la que está girado: Salud, Comunicación y Presupuesto. Es más complejo juntarlas a todas. Pero tiene vía libre para andar.

-T: ¿En la agenda figura el proyecto de Ley sobre Cuidados Paliativos?

-MF: Es un tema que tiene mucha valoración en estos tiempos. Es algo que lo estamos afinando para terminarlo. El tema de la pandemia lo pone en valor.

-T: Más allá de que salgan los dictámenes, ¿el Senado no debería rediscutir el protocolo de sesiones virtuales?
-MF: La modificación del Reglamento se debería haber votado con dos tercios. En ese momento (mayo pasado) se consensuó un Reglamento para poder actuar de manera virtual. Se especificaba que fuera por sesenta días y que se trataran temas específicamente de Covid-19. Pero eso no se respetó porque el oficialismo empezó a poner cuestiones que no estaban referidos a la pandemia. El tema de la bicameral de (Investigación de las Deudas de la cerealera) Vicentin fue la explosión porque ni siquiera tuvieron los dos tercios para aprobarlo. Y, encima, nos cortaron los micrófonos cuando queríamos reclamar que el tema había sido rechazado.

-T: A diez días de aquella situación, ¿existe un acercamiento entre el oficialismo y la oposición?
-MF: Los jefes de los bloques están charlando. Con algunas indicaciones nuevas porque los presidentes de las comisiones que no somos oficialistas nos quejamos de que no se nos da lugar para convocar a reuniones. Antes de la pandemia, como presidente de la Comisión, hacías la convocatoria y listo. Si no tenías quórum las dos primeras veces, en la tercera el Reglamento te habilita a dictaminar con un tercio de los senadores presentes. En estas condiciones, llegar a la tercera convocatoria es muy difícil porque ahora tenemos que pedir la reunión a la Dirección de Comisiones que brinda el soporte tecnológico. Esos trámites intermedios antes no existían. Lo que pedimos es que, a través de los vicepresidentes de las comisiones que son oficialistas, se interceda para lograr las reuniones. Uno tiene amplia tolerancia. Pero creo que esta virtualidad hizo que avancemos muy lentamente, con muchísimas dificultades y un poder absoluto de parte del oficialismo para otorgar o no la posibilidad de llevar adelante las sesiones.

-T: ¿Se cumplieron los sesenta días del protocolo?
-MF: Es una cuestión de interpretación: algunos dicen que eran seguidos, otros hábiles, otros que son hábiles parlamentarios. Si fueran seguidos, este fin de semana se cae el acuerdo. Tiene que haber uno nuevo. Nuestra idea es abrir la agenda para que se puedan tratar todos los temas menos algunos que requieren audiencias públicas y que virtualmente se hace complicado tratarlos: el pliego de (el candidato a procurador general Daniel) Rafecas, la Reforma Judicial, Aborto, Intervención al Poder Judicial de Jujuy…


-T: ¿Qué temas se incluirían en la segunda mitad del año, entonces?
-MF: No estoy diciendo que los temas de la pandemia estén agotados. Pero ya hay una normativa general. No podemos solamente abocarnos a esto. Hay que darle mucho juego a lo que viene. Que va a ser muy serio, socialmente grave y económicamente muy complejo.

Dejá una respuesta