En un partido parejo, Racing y Unión le dieron inicio a la Superliga

En el Cilindro de Avellaneda, Racing, el vigente campeón del fútbol argentino, le dio inicio a una nueva Superliga cuando enfrentó a Unión. Ambos equipos no se sacaron diferencias y el resultado final fue un pobre cero a cero que deja más contentos a los de Santa Fe que al defensor del título, que venía de caer ante Boca Unidos por la Copa Argentina y buscaba recuperarse con un triunfo en casa.

Un partido parejo, con muchas imprecisiones en ambos bandos. Pese a que no dominó, fue Racing quien mayores oportunidades tuvo en el área rival, en base a explotar las bandas, principalmente por el lado de Zaracho, y a buenas transiciones defensa/ataque. En este contexto, a Unión le costó el retroceso, aunque no tuvo mayores inconvenientes, salvo en algunas jugadas puntuales, para dominar a la vigente delantera campeona. Un encuentro donde también hubo lugar para las polémicas, a los 25’ del segundo tiempo, tras un remate al arco por parte del Nery Domínguez, Yeimar Gómez Andrade desvió la pelota con la mano, una situación que Nicolás Lamolina interpretó como casual. Esto, sumada a la desesperación por el triunfo y las piernas fuertes de ambos equipos, hicieron que los últimos minutos sean bastante picantes y calientes, con algunas patadas y amonestaciones al aire. Pero todavía había tiempo para sorpresas; en la última, Darío Cvitanich tuvo, en soledad, la oportunidad de darle el triunfo a la Academia, pero, con un atajadón, Sebastián Moyano se convirtió en figura. Así se fue el partido. Con una igualdad en el marcador que, pese a que deja un sabor amargo en ambos equipos, sin dudas el hecho de haber obtenido un punto de la casa del vigente campeón, y agregándole el sufrimiento al final, sin dudas en algunas casas de Santa Fe se debe haber festejado el resultado.

Dejá una respuesta