Uno de cada tres chicos del Conurbano no tiene agua potable ni buena alimentación

El informe grafica la situación de los niños, niñas y adolescentes con respecto a las variables “acceso al agua segura” y “alimentación” y su evolución en el período 2010-2018, precisaron.

“El déficit de acceso al agua de red alcanza al 14% de los hogares de la Argentina urbana y al 18% de los niños, niñas y adolescentes, niveles que casi se duplican en el Conurbano bonaerense (27% y 32%, respectivamente)”, detalla el informe.

Además, ese déficit “afecta con mayor fuerza a los niños de los estratos sociales muy bajos (43,1%) y bajos (38,7%), que viven en condiciones de pobreza (38,9%) e indigencia (40,2%), y en aquellos que residen en villas de emergencia, asentamientos o barrios informales (50,3%)”.

“Estos datos nos muestran que existen graves problemas en el Conurbano para acceder al agua potable, lo que se agrava al poner la atención en las poblaciones más vulnerables. A la hora de pensar una solución, es necesario proyectar una política de Estado a gran escala y sostenida en el tiempo”, afirmó el defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino.

Por otro lado, la “inseguridad alimentaria severa” experimentó un “fuerte incremento” en el último periodo interanual (2017-2018), tanto “para el total a nivel país urbano como en el Conurbano”, detallaron.

“Si la inseguridad alimentaria total es del 35,8% en el tercer trimestre de 2018 en Gran Buenos Aires (GBA), el 17,4% sufre inseguridad alimentaria severa”, puntualizaron.

Dejá una respuesta