El vicepresidente brasileño dio positivo en coronavirus y permanecerá aislado en residencia oficial

El vicepresidente de Brasil, general retirado Hamilton Mourao, de 67 años se encuentra enfermo de Covid-19 luego de haber recibido el diagnóstico positivo este domingo, informó esta noche su oficina de prensa.

Con 67 años de edad, el vicepresidente es considerado dentro del grupo de riesgo de los afectados por la pandemia, que causó hasta este domingo 191.139 muertes.

El funcionario es uno de los 18.479 nuevos casos divulgados este domingo, con lo que el total de positivos desde el inicio de la pandemia es de 7.484.285.

Mourao era uno de los pocos altos mandos del Estado brasileño que no se había infectado, ya que tuvieron Covid-19 el presidente Jair Bolsonaro y 13 ministros, además de los jefes de la corte suprema, del Senado y de la Cámara de Diputados.

Bolsonaro, luego de decir ayer que no le daba importancia a supuestos “atrasos” en un plan de vacunación aún sin fecha, este domingo en las redes sociales cambió su tono y dijo que ahora tiene “prisa” para obtener una inmunziación.

Mouraoes uno de los 18.479 nuevos casos divulgados este domingo, con lo que el total de positivos desde el inicio de la pandemia es de 7.484.285.

Segundo país del mundo en muertes y tercero en casos, Brasil es la máxima potencia económica de América Latina y no fijó fecha de inicio de vacunación, además de que ningún laboratorio ha presentado un pedido de registro ante la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), el ente regulador.

“Tenemos prisa para obtener una vacuna segura, eficaz y con calidad, fabricada por laboratorios debidamente certificados”, dijo Bolsonaro, quien aseguró la total independencia de la Anvisa como órgano de control.

La planificación del Ministerio de Salud incluye recibir 150 millones de dosis en el primer semestre de 2021, entre ellas vacunas de AstraZeneca, Pfizer y la Coronavac desarrollada localmente por el Instituto Butantan de San Pablo con el laboratorio chino Sinovac.

En esta semana que para los brasileños es de temporada alta de turismo, playas colmadas se vieron a lo largo de todo el país con turistas participando de aglomeraciones.

El estado de San Pablo, el más afectado, está en fase roja pero varios intendentes de la zona de costa atlántica han permitido el uso de playas.

Río de Janeiro, que vive el peor registro de ocupación de hospitales, fue escenario de fiestas al aire libre y reuniones privadas.

La oficina de prensa del jugador brasileño Neymar, la mayor estrella del fútbol, desmintió la organización de una fiesta para 500 personas en Mangaratiba, en la Bahía de Angra dos Reis, sur del estado Rìo de Janeiro,

En Manaos, capital del estado Amazonas, norte del país, una multitud protestó contra la gobernación y la intendencia por haber obligado al cierre del comercio no esencial a raíz de un rebrote de los casos de coronavirus en una ciudad que en el primer semestre vio colapsado su sistema funerario por los muertos por coronavirus.

Dejá una respuesta